Un bebé también puede ser contagiado de piojos.

Un bebé también puede ser contagiado de piojos.

Los piojos no entienden de edades de su huésped, solo es para ellos un buen lugar en el que vivir y alimentarse. Aunque no es muy común, sí es posible que un bebé sea contagiado de piojos, debido a una convivencia con hermanos más mayores o en la misma guardería.

Si ante cualquier caso de pediculosis saltan todas las alarmas, ante el contagio del más pequeño de la casa es normal que se incremente el nerviosismo que provocan los piojos. Desde luego, y aunque en None On Top no los recomendamos en ningún caso por su cuestionada efectividad, ante el contagio de un bebé quedan totalmente descartados los tratamientos químicos por los efectos que pueden tener sus componentes en el niño.

La lendrera y productos naturales e inocuos como el aceite esencial del árbol del té son el método más acertado tanto para bebés como embarazadas o madres en periodo de lactancia.

Contrariamente a lo que solemos aconsejar en cuanto a los niños más mayores, en el caso de los bebés, dependiendo de su edad y del tipo de contagio al que nos enfrentemos, posiblemente la mejor solución sea raparles el pelo. Hacer que un niño tan pequeño se quede quieto durante el rato largo que supone hacer una revisión de la cabeza, tal vez sea menos efectivo que eliminar el problema de raíz.

Sin embargo, si no quieres tomar una decisión tan drástica, te remitimos al artículo en el que te contamos cómo entretener a los niños. Son ideas sencillas que a cualquiera se le ocurren, desde luego, y que en None On Top nos funcionan muy bien con nuestros clientes.

Y recuerda que si te encuentras ante un caso como este y no sabes qué hacer, te podemos aconsejar sin ningún tipo de compromiso. ¡Llámanos!