Un casco contra los piojos

¿Será el casco contra los piojos un invento efectivo para acabar con estos insectos?

¿Será el casco contra los piojos un invento efectivo para acabar con estos insectos?

Recientemente se ha publicado una noticia sobre un invento para acabar con los piojos: un casco con aplicaciones de nitrógeno. En None On Top no hemos podido verlo, menos aún utilizarlo o hablar con alguien que sí lo haya hecho, por lo que nuestras deducciones se basan únicamente en la noticia que sobre ello se ha dado a conocer.

Acabar con los piojos de forma, sobre todo, efectiva es una de nuestras mayores preocupaciones, además de que el método utilizado sea inocuo para la salud, por supuesto. Tan importante es deshacerse de estos parásitos como que el tratamiento no tenga ningún efecto en las personas. La rapidez es a nuestro juicio lo menos relevante, no creemos en milagros de 5 minutos y la experiencia en este sentido nos da la razón.

Si este casco llegará a ser un remedio real en la eliminación de los piojos es aún algo que no sabemos, pero hay algunos puntos que nos generan ciertas dudas. Como no somos expertas en la materia, hemos consultado a una amiga que tiene muchos más conocimientos científicos que nosotras y ella también considera que hay algunos aspectos que no ve con claridad.

El uso del nitrógeno es el principal. No es una sustancia barata si se trata de nitrógeno líquido y además tiene un grado de congelación muy elevado, por lo que ponerlo en contacto con la cabeza de cualquiera, por poco tiempo que fuera, no parece lo más seguro.

Si por el contrario fuera nitrógeno gaseoso, su efectividad estaría bastante en entredicho ya que no causa los efectos que comentan sus desarrolladores.

Está claro que por el momento tendremos que esperar a ver qué sucede con este invento y si un día lo tenemos entre manos y podemos con ello terminar con los piojos de forma efectiva, segura y además barata… ¡lo usaremos como herramienta de trabajo sin duda!

A día de hoy, nos quedamos con nuestra lendrera, nuestro aceite esencial del árbol del té y nuestra dedicación a cada cabeza que cruza el umbral de None On Top.

Tiene piojos y no le pica, ¿es posible?

No siempre tener piojos va acompañado del hecho de rascarse

No siempre tener piojos va acompañado del hecho de rascarse.

Es cierto que el picor y tener piojos habitualmente va unido, de hecho suele ser lo más normal. Que se produzca un contagio de estos insectos y que el picor aparezca casi de forma simultánea. Sin embargo, también puede suceder que no veamos rascarse a nuestro hijo y que descubramos que tiene piojos, y no uno aislado

Antes de nada deberíamos recordar por qué se produce el picor en nuestra cabeza cuando padecemos pediculosis. Es bien sencillo. Los piojos son insectos parásitos y esto quiere decir que se alimentan de la sangre del huésped en el que viven. Y su forma de alimentarse es mordiendo el cuero cabelludo para “sorber” nuestra sangre, un pequeño Drácula.

Esos mordiscos reiterados en nuestra cabeza son los que producen el conocido picor que se asocia tanto a tener piojos. Nos pica la cabeza porque la saliva de estos parásitos genera una reacción alérgica en nuestro organismo que se defiende de un ser extraño. Un contagio por piojos comenzará con uno o dos individuos que comerán varias veces al día y que también se reproducirán muy rápido, haciendo que en pocos días haya más piojos hambrientos en nuestra cabeza y el picor irá en aumento porque esos mordiscos serán también más frecuentes.

Pero volvamos al principio. Con este razonamiento parece que el hecho de tener piojos y picor no puede ir más que unido, pero no es así. Si has descubierto que tu hijo se ha contagiado de piojos y no se ha rascado ni una sola vez puede ser porque aún su organismo no haya reaccionado contra la saliva produciéndole picor. El picor puede aparecer mucho después de que se haya producido una infestación, ¡incluso 6 semanas!

Así que confiarse pensando que tu hijo no tiene piojos porque no se rasca… puede ser un gran error que te lleve a descubrir que no es así cuando tenga ya una gran familia numerosa viviendo, y alimentándose, en su cabeza. Por este motivo siempre remarcamos lo importante que es la prevención, la revisión periódica de la cabeza de tus hijos para comprobar que efectivamente no se rasca porque no tiene motivos para hacerlo.

Una buena lendrera, paciencia y hábito seguro que te salvarán de una sorpresa desagradable. Y si te confiaste y no te ves capaz de acabar con esos piojos por ti mismo, pídenos cita que en None On Top lidiamos a menudo con estos parásitos.

Canción popular “El piojo y la pulga se van a casar”

Cuando un piojo y una pulga se casan... ¡la fiesta termina con todos los invitados rascándose!

Cuando un piojo y una pulga se casan… ¡la fiesta termina con todos los invitados rascándose!

Por extraño que nos pueda parecer que dos bichos como un piojo y una pulga decidan contraer matrimonio y unir sus vidas para siempre, las canciones populares a veces deciden poner voz a las ideas más peregrinas y a la par simpáticas. Y así hacen que los piojos no sean siempre ese tema incómodo y desagradable.

En este caso, dos insectos parásitos que se alimentan de sangre, un piojo y una pulga, deciden casarse y a su fiesta acuden otros animales que aportan lo que pueden para que se celebre esta unión. Se trata de una canción popular que cuenta con numerosas versiones tanto en España como en Latinoamérica y que se cree que se compuso en el siglo XVIII o principios del XX.

La cantinela es muy simple, con un estribillo pegadizo y un final predecible cuando hay piojos o pulgas en la historia: “no hubo ni un changuito que no se rascó”. Vamos, que la fiesta de la boda acabó con una infestación por pediculosis y picaduras de pulga en todos los invitados, ¡normal!

La artista mexicana Thalía hizo una versión de esta canción que publicó en un disco infantil en 2014 en el que se incluían otras canciones populares.

¡Ya veis que los piojos son protagonistas de múltiples historias!

Piojos, ¿riesgo para la salud?

Hasta donde sabemos, los piojos no suponen un riesgo para nuestra salud

Hasta donde sabemos, los piojos no suponen un riesgo para nuestra salud

A estas alturas a nadie le cabe la menor duda de que los piojos son unos parásitos indeseables que nadie quiere tener que sufrir. Pero hoy nos planteamos si su presencia en nuestra cabeza supone un riesgo para la salud.

En None On Top creemos que no. Realmente no conocemos ningún caso muy extremo de pediculosis como para poder afirmar esto al cien por cien, pero más allá de las picaduras de los piojos, de su gran molestia y de lo complicado que resulta a veces deshacerse de ellos, su actividad en nuestra cabeza no provoca efectos secundarios graves para nuestra salud.

Es cierto que hay gente que se hace heridas al rascarse las picaduras y que estas se pueden llegar a infectar. También hay casos de fiebre o subida de la temperatura provocada por la pediculosis o incluso la aparición de sarpullidos en zonas cercanas a la cabeza… Pero estarás de acuerdo con nosotras en que nada de esto se puede considerar como un riesgo para nuestra salud.

Debemos recordar que los piojos no contagian enfermedades a través de su picadura, es importante recalcarlo para que la alarma que ya de por sí provoca la aparición de estos molestos insectos no se agrande al creer que seremos contagiados de alguna enfermedad además de sufrir su incómodo picor. No debemos confundir estos piojos con los piojos del cuerpo o con otros bichos que sí son portadores de enfermedades.

El único riesgo que nosotras observamos es que la infestación no se detecte a tiempo y se produzca un contagio en la propia familia o en el colegio. Ponerse manos a la obra para eliminar los piojos será primordial y comunicarlo a los más cercanos, tanto familiares, como amigos y, por supuesto, al colegio es, desde nuestro punto de vista, una obligación para detener el contagio.

Y ya sabes que en None On Top estamos para ayudarte a eliminar esos parásitos que se te resisten. Deja tu cabeza en nuestras manos, ¡pídenos cita!

¿Puede un bebé tener piojos?

Aunque no es muy habitual el contagio de bebés, también pueden sufrir pediculosis.

Aunque no es muy habitual el contagio de bebés, también pueden sufrir pediculosis.

Pues sí. ¿Por qué no? Tiene el pelo y la sangre del cuero cabelludo que necesitan estos parásitos. No hay ninguna otra condición indispensable. Bueno sí, estar en contacto con otra cabeza infestada para que se produzca el contagio. Y esto tampoco es complicado, puede suceder en su propia familia, con algún amigo, en la guardería…

Es cierto que los casos de bebés con pediculosis no son lo más habitual, quizá el poco pelo que tiene, que solemos extremar con ellos todas las precauciones o que dedicamos mucho más tiempo a observarlos haga que los contagios no sean tan masivos como a otras edades. Pero no por ello debemos bajar la guardia, sobre todo si en la familia ha habido alguien contagiado, el bebé también debe ser examinado por si algún piojo indeseable ha decidido conquistar su pequeña cabeza.

En el caso de un niño tan pequeño se desaconseja aún más el uso de tratamientos químicos, así que con la lendrera tendrás siempre a tu aliado perfecto para deshacerte de ellos. Seguro que si es un bebé muy pelón puedes ver a simple vista si hay algún parásito o liendre entre su pelo.

Recuerda que no hay edad para tener piojos, ¡ni por muchos años que se tengan ni por pocos!