¿Será el casco contra los piojos un invento efectivo para acabar con estos insectos?

¿Será el casco contra los piojos un invento efectivo para acabar con estos insectos?

Recientemente se ha publicado una noticia sobre un invento para acabar con los piojos: un casco con aplicaciones de nitrógeno. En None On Top no hemos podido verlo, menos aún utilizarlo o hablar con alguien que sí lo haya hecho, por lo que nuestras deducciones se basan únicamente en la noticia que sobre ello se ha dado a conocer.

Acabar con los piojos de forma, sobre todo, efectiva es una de nuestras mayores preocupaciones, además de que el método utilizado sea inocuo para la salud, por supuesto. Tan importante es deshacerse de estos parásitos como que el tratamiento no tenga ningún efecto en las personas. La rapidez es a nuestro juicio lo menos relevante, no creemos en milagros de 5 minutos y la experiencia en este sentido nos da la razón.

Si este casco llegará a ser un remedio real en la eliminación de los piojos es aún algo que no sabemos, pero hay algunos puntos que nos generan ciertas dudas. Como no somos expertas en la materia, hemos consultado a una amiga que tiene muchos más conocimientos científicos que nosotras y ella también considera que hay algunos aspectos que no ve con claridad.

El uso del nitrógeno es el principal. No es una sustancia barata si se trata de nitrógeno líquido y además tiene un grado de congelación muy elevado, por lo que ponerlo en contacto con la cabeza de cualquiera, por poco tiempo que fuera, no parece lo más seguro.

Si por el contrario fuera nitrógeno gaseoso, su efectividad estaría bastante en entredicho ya que no causa los efectos que comentan sus desarrolladores.

Está claro que por el momento tendremos que esperar a ver qué sucede con este invento y si un día lo tenemos entre manos y podemos con ello terminar con los piojos de forma efectiva, segura y además barata… ¡lo usaremos como herramienta de trabajo sin duda!

A día de hoy, nos quedamos con nuestra lendrera, nuestro aceite esencial del árbol del té y nuestra dedicación a cada cabeza que cruza el umbral de None On Top.