Si encuentras piojos en un cliente en tu peluquería, deberás tomar una serie de precauciones.

Si encuentras piojos en un cliente en tu peluquería, deberás tomar una serie de precauciones.

¿Trabajas en una peluquería y has encontrado piojos en uno de tus clientes? ¿Sabes qué tienes que hacer para no contagiar al resto? ¿Tienes información fiable para darle a los afectados? Posiblemente piensas que encontrarse en una situación como esta no es muy habitual y seguramente estés en lo cierto, pero sabemos que se ha dado el caso y hemos recibido alguna consulta puntual para conocer cómo se debe actuar ante esta situación.

En None On Top consideramos que el contagio de piojos es un tema que se puede y se debe tratar abiertamente, pero también creemos que la discreción es esencial ya que no todo el mundo cuenta con información fiable acerca de estos parásitos y podemos generar un rechazo hacia el afectado. Comunicárselo al cliente es necesario para que pueda tomar las medidas oportunas, éste agradecerá que lo hagas de forma reservada y le des unas pautas para poder atajar su infestación.

En cuanto a qué debes hacer en la peluquería, ante todo hay que tener presente que los piojos ni vuelan, ni saltan por lo que no hay posibilidad de que otro cliente, por el mero hecho de estar en el mismo local, se haya contagiado. Es necesario el contacto directo con la cabeza infestada para que los piojos tengan la posibilidad de pasarse a otro pelo.

Será complicado también que estos parásitos se hayan podido quedar en el lavabo mientras lavabas el pelo al cliente, parece que cuando están sumergidos en el agua se agarran con más fuerza al pelo para no desprenderse. Aún así, revisa esta zona y realiza una limpieza.

Lava las toallas y la bata que haya utilizado el cliente infestado a 60º, los piojos no resisten temperaturas altas por lo que si alguno se hubiera quedado en una prenda te habrías deshecho de él de esta forma.

Si habías llegado a cepillar al cliente, puedes introducir el peine en un barreño con agua y amoniaco durante un par de horas y luego enjuagarlo. También te servirá introducirlo en una bolsa de plástico durante dos días, los piojos no sobreviven más de 48 horas lejos de su huésped por lo que puedes tener la seguridad de que, si hubiera alguno, estaría muerto cuando utilizaras de nuevo el peine.

Como ves, se trata de tomar una serie de medidas muy sencillas y de no crear una alarma injustificada. Los piojos no son nunca bienvenidos y en una peluquería mucho menos, desde luego, pero si contamos con la información necesaria sabremos cómo atajar el problema con rapidez y eficacia.

Y si te queda alguna duda, ya sabes que estamos aquí para echarte una mano en lo que podamos.