Comprueba de forma fácil si tu hijo tiene piojos después de las vacaciones

Comprueba de forma fácil si tu hijo tiene piojos después de las vacaciones

Conocemos de sobra esta situación, tu hijo ha vuelto del campamento y se lo ha pasado en grande, pero hay algo que te inquieta y que nada tiene que ver con qué habrá hecho tantos días fuera de casa… ¿Se habrá contagiado de piojos?, esa es la pregunta que ronda por tu mente.

Es fácil descubrirlo y, conociendo la respuesta a tu preocupación, tomar las medidas oportunas para atajar el contagio si fuera necesario o relajarte y darle unos días de descanso a la lendrera. Aunque tomaste todas las medidas de precaución ante las vacaciones de tu hijo y te ha asegurado que se ha pasado la lendrera, no ha compartido prendas con nadie y no le pica la cabeza, sabes de sobra que ante los piojos más vale pillar el contagio a tiempo si no quieres encontrar un verdadero campamento en su propia cabeza.

¿Cómo comprobar si tiene piojos? No es complicado, solo requiere de un poco de paciencia y dejar los escrúpulos a un lado. Colócate en un lugar con buena luz para hacer el trabajo más fácil y puedes comenzar mirando la zona de la nuca y detrás de las orejas que son los puntos de acampada preferidos por estos parásitos.

Posiblemente los piojos se escondan al remover el pelo, pero fíjate si hay liendres y continúa la revisión por el resto de la cabeza. Separar el pelo en mechones te será útil para hacer una revisión más precisa y terminar con la seguridad de que no te has dejado ni un pelo por mirar.

Si la revisión ha terminado sin sorpresas, no bajes la guardia el resto del verano. Recuerda que los piojos no se toman vacaciones y sigue poniendo en práctica las recomendaciones para alejar el contagio.
Si por el contrario has descubierto que la cabeza de tu hijo se ha convertido en un campamento de verano poco recomendable… ¡coge la lendrera y asegúrate de echar a los campistas!