El contagio de piojos entre hermanos es algo muy común.

El contagio de piojos entre hermanos es algo muy común.

Al igual que sucede en el colegio con el contagio de piojos entre niños de la misma clase al compartir juegos, ese contagio se puede producir en casa entre hermanos y en None On Top lo vemos con bastante frecuencia en nuestro centro.

Recordamos una vez más que los piojos no saltan ni vuelan, es importante tenerlo presente. La infestación se produce por contacto directo con una cabeza que tenga a estos parásitos como inquilinos o, en menor medida, por compartir objetos que hayan podido ser usados en el pelo.

Los piojos son unos insectos de muy pequeño tamaño, no más de 3 milimetros, pero se mueven con bastante agilidad entre el cabello y son capaces de pasar de una cabeza a otra con rapidez. Por eso es tan importante no dejar de revisar el pelo de nuestros hijos a menudo, porque el contagio se ha podido producir en cualquier descuido.

Los hermanos a menudo comparten juegos al llegar a casa, mesa de estudio, se tumban juntos en el sofá o ven dibujos en la misma táblet. Es muy frecuente que en momentos así puedan juntar sus cabezas y que, si uno de ellos tiene piojos, se produzca el contagio de su hermano.

También puede ser que compartan el mismo peine, horquillas o gomas del pelo, se sequen con la misma toalla… lo que también puede favorecer el contagio.

Está claro que no podemos impedir que esos gestos se lleven a cabo, pero sí que podemos tomar precauciones para erradicar el contagio si se ha producido revisando la cabeza de nuestros hijos con frecuencia.