Muchas familias han convivido estos meses de aislamiento con los piojos, sin poder contar con servicios profesionales

Muchas familias han convivido estos meses de aislamiento con los piojos, sin poder contar con servicios profesionales

El aislamiento que hemos vivido recientemente con el confinamiento en nuestros hogares tras la aparición en nuestro país del Covid-19 ha demostrado que la ausencia de contacto no ha sido suficiente para hacer desaparecer a los piojos.

No solo no han desaparecido, sino que muchas familias han convivido con ellos durante estos meses y se han desesperado ante la imposibilidad de eliminarlos y tener que convivir con una familia mucho más numerosa en una situación bastante delicada. El uso de productos químicos contra los piojos no ha obtenido buenos resultados en la mayor parte de los casos que hemos tratado en nuestro centro desde principios de mayo.

La lendrera sigue sin ser tomada en serio como herramienta principal en la lucha contra los piojos y la eliminación de las liendres. En None On Top hacemos continuamente alusión a ella como el arma más útil, sencilla de utilizar y con un elevado índice de éxito en la eliminación de piojos y liendres.

Y sin lendrera en casa y sin posibilidad de acudir a un centro profesional de eliminación de piojos a las familias no les ha quedado más remedio que desesperarse ante la rápida reproducción de estos molestos insectos, aguantar los picores y usar productos que no han sido eficaces. Quizá este confinamiento no ha acabado con los piojos como suponíamos que podía pasar, pero quizá sí que ha demostrado la necesidad de contar con centros de eliminación de piojos donde de forma totalmente manual e inocua es posible olvidarse de piojos, liendres y picores.

Quizá si has pasado por este episodio tan desagradable y has convivido más de la cuenta con la pediculosis, valores más el trabajo que realizamos en None On Top.