El lindano, usado como tratamiento para eliminar los piojos, puede tener efectos nocivos para la salud

El lindano, usado como tratamiento para eliminar los piojos, puede tener efectos nocivos para la salud

Que en None On Top abogamos por un método natural para la eliminación de los piojos es un secreto a voces y una elección realizada a base de repetidos fracasos con otro tipo de tratamientos. Además, con el tiempo nos fuimos informando de las sustancias químicas de las que estaban compuestos y cuáles eran sus efectos. De todos ellos, el lindano es el que más desconfianza nos genera por los peligros que puede suponer.

El lindano es un producto químico que ha sido utilizado como pesticida agrícola desde que comenzó su producción en los años 50 y también ha tenido un uso farmacéutico en tratamientos contra la sarna y los piojos. Su uso en la agricultura fue prohibido en la Cuarta Conferencia de las Partes del Convenio de Estocolmo que se celebró en mayo de 2009. Este convenio internacional regula la producción y uso de los que se han denominado Contaminantes Orgánicos Persistentes (conocidos como COPs), aquellas sustancias que se consideran tóxicas por su riesgo para la salud y el medio ambiente.

Bien es cierto, que dicho acuerdo internacional, firmado entre otros muchos países por España, incluyó una excepción en el caso del lindano permitiendo su utilización para “el control de la pediculosis y la sarna como tratamiento de segunda línea”, es decir cuando el tratamiento inicial no es eficaz.

Efectos adversos del lindano para el ser humano

Su uso frecuente como pediculicida puede provocar efectos adversos ya que se absorbe a través de la piel, afectando al sistema nervioso, el hígado y los riñones y pudiendo causar náuseas, convulsiones, vómitos… Además, los productos que contienen lindano sí que consiguen eliminar los piojos vivos, pero tienen un efecto bastante limitado contra las liendres, que eclosionarán días después de la aplicación del tratamiento, volviendo a encontrarnos en el punto de partida.

En muchos países este tipo de productos sólo se venden bajo receta médica y, por tanto, con la prescripción de un médico, sin embargo en España son de venta libre.

En None On Top sabemos a ciencia cierta que los piojos pueden ser un problema y sobre todo una gran preocupación, pero consideramos que por ello no debemos ser agresivos y añadir, a la larga, un posible riesgo para nuestra salud.