Nuestras mascotas tienen una especie diferente de piojos que no sobrevive en los humanos

Nuestras mascotas tienen una especie diferente de piojos que no sobrevive en los humanos

Los perros y gatos tienen piojos, sí, igual que otros mamíferos y aves, pero no son los mismos piojos que tenemos los humanos aunque utilicemos el mismo nombre para referirnos a ellos. Los piojos son insectos con más de 3.000 especies, cada una con su denominación científica y exclusivas para el animal del que viven.

Los piojos de la cabeza de los humanos, pediculus humanus capitis, con las características propias que ya vimos en este otro artículo, sólo viven en nuestras cabezas, al igual que los de los perros y los gatos sólo viven en sus cuerpos. Por lo tanto, contagiarnos de los piojos de nuestras mascotas es totalmente imposible, al igual que nosotros no podremos contagiarlos a ellos. Los bichos de los que hablamos tienen el mismo nombre y muchas características comunes porque no dejan de ser insectos de la misma especie, pero su gran diferencia es que necesitan a un huésped concreto para poder sobrevivir.

Así que en ningún caso debemos poner a la familia en cuarentena y someterla a medidas de prevención si el veterinario nos dice que nuestro perro tiene piojos porque el pobre Pipo los sufrirá solito y no los compartirá con sus dueños.

Tratamientos específicos contra cada tipo de piojos

Después de todo esto parece totalmente obvio lo que os vamos a recomendar a continuación, pero cuando la propia Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) se vio obligada a alertar de ello tal vez no sea descabellado hacer hincapié en algo en principio tan evidente. Los tratamientos destinados a eliminar los piojos de cualquier otro animal no pueden ser utilizados en humanos, son únicamente de uso veterinario. Como la AEMPS apunta “El uso de medicamentos en condiciones distintas para las que han demostrado ser seguros y eficaces conlleva a exponer al sujeto que los recibe a riesgos no justificables desde un punto de vista sanitario”.

En None On Top no podemos hablar de cuál será el tratamiento más apropiado para que vuestro gato o perro deje de sufrir a este molesto parásito, pero sí que hemos comprobado que en el caso de los humanos lo mejor son los métodos naturales, una minuciosa inspección ocular y cepillar el pelo con la lendrera para librarnos de los piojos y liendres con eficacia. Y ya sabéis, ¡nunca usar aquel producto que una vez comprasteis para los piojos de vuestra mascota!

Y si sólo pensar en piojos te pica todo el cuerpo, no lo dudes y pon tu cabeza en nuestras manos.