Los piojos no distinguen entre la edad de sus huéspedes. Niños, padres, abuelos... cualquiera somos susceptibles de contagiarnos.

Los piojos no distinguen entre la edad de sus huéspedes. Niños, padres, abuelos… cualquiera somos susceptibles de contagiarnos.

Aunque es innegable que la pediculosis es más común entre niños en edad escolar, realmente los piojos no son escogidos en cuanto a los años de sus huéspedes, cualquiera de nosotros respondemos a sus necesidades para sobrevivir, independientemente de la edad que tengamos.

Tenemos que recordar que los piojos son unos insectos parasitarios que viven entre nuestro pelo y se alimentan de nuestra sangre, con estas exigencias la edad del huésped es lo de menos. Entonces, ¿por qué suele ser un problema más común entre los niños? La respuesta es fácil, por su forma de contagio.

Los piojos no saltan ni vuelan, ya sabes que se contagian pon contacto directo con una cabeza infestada y por eso es más fácil que los más pequeños sean propensos. A través de sus juegos y su mayor cercanía física facilitan el contagio de unos a otros, basta con unos minutos de contacto entre dos cabezas para que los piojos aprovechen la oportunidad de cambiar de lugar de residencia.

Esta forma tan sencilla de contagio hace que también padres, hermanos más mayores o incluso bebés, abuelos y demás personas con las que compartan su vida puedan resultar infestados. Por ello es muy importante la prevención, las revisiones continuas y atajar el problema cuanto antes si nos encontramos con piojos en nuestra familia. Si nuestro hijo “los ha pillado” se los puede pasar a su hermano, a nosotros mismos o a su abuela mientras le cuenta un cuento tumbada con nuestro hijo.

En None On Top atendemos a clientes de todas las edades porque está más que demostrado que no hay edad para tener piojos. ¡Y para todos ellos nuestro método es efectivo! De forma natural y con una revisión minuciosa acabaremos con el problema. ¡Deja tu cabeza en nuestras manos!