Creemos firmemente en la garantía de nuestros tratamientos.

Creemos firmemente en la garantía de nuestros tratamientos.

No suele ser nuestro estilo ponernos a presumir de lo que somos o dejamos de ser, creemos que lo que nos avalan son nuestros tratamientos y nuestro trato hacia el cliente. El hecho de que depositen su confianza en nosotras y recomienden a sus conocidos nuestros servicios es la mejor garantía. Por eso hoy estamos con el ego un poco subido y nos hemos titulado como centro de referencia de eliminación de piojos en Madrid norte.

Por todos es sabido que la actividad que nosotras desarrollamos no es única en el mundo y que en nuestra misma comunidad autónoma hay otros negocios dedicados a lo mismo. Cada uno con sus sistemas propios y su forma de trabajar y None On Top con la suya, con la nuestra.

Para nosotras es la mejor, ¡por supuesto! Ridículo sería que no lo creyéramos así cuando hemos visto su eficacia en los seis años que llevamos revisando cabezas en Tres Cantos.

Además, somos el único centro autorizado en España para la distribución de material específico destinado a erradicar los piojos de venta exclusiva a clínicas autorizadas. La empresa belga SuperMedic distribuye Lice Catcher, el adaptador profesional de aspirado para la cabeza contra los piojos, a través de nosotras desde prácticamente los inicios de nuestra actividad.

Y no somos una franquicia. Esto nos da total libertad de actuación en nuestro día a día y no condiciona la evolución de nuestro negocio. En None On Top las normas las ponemos nosotras a la vista de las necesidades de nuestros clientes y el carácter de nuestro centro es fruto de nuestro cariño y la creencia cierta en que este es el único sistema que tiene efectividad a la hora de eliminar los piojos de una cabeza contagiada.

Y si te parece que no tenemos abuela… pues bueno, de vez en cuando está muy bien mirarse al espejo y decirse a una misma lo estupenda que eres, ¿no? Sobre todo cuando el reflejo lo que te devuelve a diario es una buena imagen de ti, de None On Top.