Pelo limpio o sucio es lo de menos para los piojos.

Hay una creencia, erróneamente extendida, de que los piojos únicamente viven en aquellas cabezas que tienen el pelo sucio. Nada más lejos de la verdad. El pelo limpio les gusta igualmente.

La falta de higiene no es una causa de contagio de piojos, no hay ninguna relación entre la pediculosis y el pelo sucio. Esta deducción, que puede parecer insignificante, es la que lleva a que, en muchos casos, no se comunique que se tienen piojos por vergüenza a ser señalado y apartado en el colegio.

Debemos recordar que los piojos son parásitos que se alimentan de sangre humana a través del cuero cabelludo. Viven entre nuestro pelo y adhieren sus liendres al cabello con una sustancia que actúa como una especie de pegamento. Del mismo modo que hemos comentado que el tipo de pelo, si es liso o rizado, les da igual no suelen hacer tampoco distinción teniendo en cuenta las veces que su huésped se lava la cabeza.

Es cierto también que el agua y el champú normal no sirven para asegurarse de que el contagio no se vaya a producir, ni tampoco para que se desprendan de nuestra cabeza si ya nos hemos infestado. De hecho, los piojos tienen capacidad para sobrevivir sumergidos en el agua y, según parece, se agarran más fuerte aún al pelo cuando entran en contacto con el agua.

Así que en ningún caso los piojos están relacionados con tener o no unos hábitos de higiene. Revisar periódicamente la cabeza de tus hijos y pasar la lendrera de forma habitual será la forma más segura de descartar que estos bichos indeseables hayan llegado a tu familia.