Si te lavas las manos... ¡también el pelo!

Si te lavas las manos… ¡también el pelo!

No será la primera vez que comentamos que la mala higiene no es una causa para el contagio de piojos, no es más que uno de los muchos bulos extendidos sobre la pediculosis. Hoy volvemos a hacer hincapié en esta misma idea, pero mirándola desde el otro lado, por así decirlo.

Estamos bastante sorprendidas con este asunto y probablemente hoy tengas la sensación de que parecemos enfadadas. Seguramente estás en lo cierto, porque llevamos una temporada que no nos gusta lo que vemos en nuestro centro. A los piojos estamos más que acostumbradas, no son unos bichos que nos agraden, pero no vamos a salir corriendo por ver una familia más que numerosa en la cabeza de alguno de nuestros clientes. Al contrario, nuestro trabajo consiste en evitar el sufrimiento que supone para cualquiera tener un montón de parásitos alimentándose de su sangre y generándole picor e incomodidad.

Sin embargo, la mala higiene capilar de algunos de nuestros clientes no es nuestra competencia, pero no deja de llamarnos la atención y, más de una vez, hasta el olor nos ha resultado bastante difícil de soportar. Y no, una vez más repetimos que no es el pelo sucio el que hace que los piojos se instalen en una cabeza, pero desde luego tener pediculosis no es excusa para no lavarse el pelo y mantener una higiene aceptable.

Los piojos no van a morirse tampoco más rápido si viven en un pelo que no se lava, son ajenos a esta circunstancia, y tampoco se van a ir por sentir que su residencia no está todo lo limpia que debería. Ellos van a su guerra particular: alimentarse y reproducirse con rapidez. Quien tiene que estar pendiente de que su pelo esté limpio, tenga o no piojos, es cada uno.

Posiblemente teníamos que haber añadido este deseo a nuestra lista de año nuevo, pero tal vez estemos a tiempo para desear que todo el mundo tenga una higiene adecuada. ¡De los piojos ya nos encargamos nosotras!