Somos muchos los que estamos preocupados por los piojos y los que compartimos también la responsabilidad para luchar contra ellos.

Somos muchos los que estamos preocupados por los piojos y los que compartimos también la responsabilidad para luchar contra ellos.

No, no estás sol@. Los piojos son una preocupación muy extendida, tanto como lo es su problema, la rapidez con la que se multiplican y se contagian y lo complicado que resulta deshacerse de ellos.

Así que es una preocupación que tienes tú como madre, como padre, como educador… igual que nosotras como profesionales en la eliminación de estos parásitos. E igual que la preocupación es compartida por todos nosotros, lo es también la responsabilidad para hacer que el contagio de pediculosis se ataje de forma radical. ¿Cómo?

Pues siempre decimos lo mismo, haciendo partícipes a quienes te rodean de que has sufrido un contagio de piojos y que has tomado medidas para erradicarlo. Así pondrás a todos en alerta y revisarán las cabezas de su familia, realizarán el tratamiento que fuera necesario si comprueban que tienen parásitos y entre todos os estaréis librando de un contagio entre vosotros mismos.

Este hecho aislado no hará que desaparezcan los piojos de la faz de la tierra, ojalá fuera así de sencillo, pero sí ayudará a que tu preocupación desaparezca al tiempo que lo hacen los piojos de la cabeza de tu hijo y de las de su entorno.