Junto con el material escolar, debes preparar también tu kit anti piojos

Junto con el material escolar, debes preparar también tu kit anti piojos

Con la llegada de septiembre todo el mundo habla de la vuelta a la rutina, se terminan las vacaciones para la gran mayoría y la incorporación al colegio de los más pequeños marca el calendario y el día a día. En cuanto a la pediculosis, no podemos hablar de que vuelve a nuestras vidas porque los clientes que durante este verano han visitado nuestro centro son el testimonio más real de que los piojos no se van de vacaciones, ¡algo que repetimos constantemente!

Así que si con el abandono de tus rutinas laborales y horarias dejaste también de lado la de pasar la lendrera y revisar la cabeza de tu hijo en busca de piojos, posiblemente estos parásitos te hayan jugado alguna mala pasada. En cualquier caso, y aunque eso de que nunca es tarde en este caso no se puede aplicar con tanta tranquilidad, retomar los hábitos para mantener a raya a los piojos debe formar parte de tus propósitos del nuevo curso.

Lendrera en mano, sienta a tu hijo frente a ti e inspecciona su pelo para estar segura de que el comienzo de curso no lo hace acompañado por una familia numerosa de parásitos. Ya sabes que nosotras recomendamos el uso del árbol del té para ahuyentar a los piojos, si prefieres otras fragancias más agradables como la lavanda también será efectivo para que tu hijo se libre de sufrir una infestación.

Somos más que conscientes de la vergüenza que sigue generando afirmar que se tienen piojos y que hay mucha gente que, llevada por la desinformación que existe en torno a este asunto y los mitos tan extendidos, prefiere ocultar esta información a aquellos de los que se rodean. ¡Gran error! El contagio proviene de alguna otra cabeza y posiblemente la tuya ha podido infestar la de algún amigo, compañero o familiar y si todos callan tomar medidas para erradicar tu problema no será igual de efectivo si sigues rodeándote de cabezas que pueden tener piojos.

Contarlo es la mejor prevención y debe ser también uno de los propósitos del nuevo curso. Si todos tratamos este tema con naturalidad y teniendo información veraz, poco a poco lograremos que los bulos sobre los piojos desaparezcan. Posiblemente los piojos no desaparecerán con la misma facilidad, pero al menos podremos tener mejores herramientas para combatirlos.