En None On Top nos cubrimos la cabeza para evitar contagiarnos de piojos en un descuido.

En None On Top nos cubrimos la cabeza para evitar contagiarnos de piojos en un descuido.

A quien se acerca a None On Top le suele llamar la atención que tengamos protegida la cabeza con un gorro, parecido a los que usan los cirujanos para operar. No lo hacemos por resultar más molonas, ni por añadir un complemento más a nuestro uniforme, sino para tratar de evitar contagiarnos cuando estamos realizando un tratamiento.

Y sí, la pregunta más común es por qué lo hacemos si no paramos de repetir que los piojos ni saltan ni vuelan, pues efectivamente, no saltan ni vuelan pero es posible que al pasar la lendrera en una melena, sobre todo si el pelo es bastante largo, sin querer nos “echemos” algún piojo encima. Y ante este peligro más vale tener la cabeza bien cubierta y evitar que se trasladen de la cabeza de nuestro cliente a la nuestra.

Por este motivo, nuestra recomendación cuando revises el pelo de tu familia en busca de piojos es que tomes precauciones tan simples como esta: recogerte bien el pelo, en el caso de que lo tengas largo, y cubrirte la cabeza con un pañuelo, gorro o similar. No tendría ningún sentido que con todo el rato que estás invirtiendo en eliminar el contagio de tu hijo, adoptaras uno de sus parásitos en tu cabeza y vuelta a empezar…

Porque aunque no saltan y tampoco corren y son realmente diminutos, tenías que ver lo rápido que caminan y podría llegar de tu hombro al pelo en un momento de despiste. Créenos, ¡sabemos lo que decimos!